Soluciones de Internet para cuando no llega a tu oficina

25 abril, 2017
Soluciones de Internet para cuando no llega a tu oficina

Quién le diría a mi padre cuando montó la empresa familiar de estudios medioambientales, que podríamos enviarnos archivos sin tener que recurrir a un mensajero que viniera a entregar el paquete, y lo llevara al destinatario. Y, es más, quien le diría que con un par de clics podría gestionar la mayoría de sus finanzas, e ingresar la nómina de los empleados sin tener que perder mañanas enteras con el gestor.

Y es que Internet se ha vuelto una herramienta totalmente imprescindible en nuestro día a día, no solo por la facilidad de comunicación que ofrece, sino porque la mayoría de las formas de gestionar un negocio requieren de internet. Existen multitud de programas dedicados a la gestión empresarial de los diferentes negocios.

Por ejemplo, en el campo en el que yo me muevo, los abogados requerimos de bases de datos para buscar jurisprudencia, que además ofrecen sistemas de gestión de clientes y documentos. Esto nos hace el trabajo muy sencillo y nos hace ahorrar mucho tiempo. Para utilizar estos programas es imprescindible acceder a Internet para cargar los datos y que queden seguros en los servidores.

Lo mismo les pasa a los gestores contables y administrativos, que hacen uso de programas de gestión de contabilidad que les permiten realizar complejos cálculos en muy poco tiempo, y sin sacar la calculadora. Los gestores que se encargan de todo el tema de contratación laboral utilizan programas que conectan directamente con los servidores de las diferentes Administraciones, para poder obtener datos de manera rápida.

Como hemos visto, en todos estos casos, y en muchos más, Internet se ha convertido totalmente indispensable. Y ya no solo para trabajar en la oficina, ya que ahora con el uso de la nube puedes tener tus archivos las veinticuatro horas del día disponibles, para trabajar donde sea, mientras dispongas de Internet claro.

Pero qué pasa cuando por las circunstancias no podemos utilizar internet. Pues que podemos volvernos locos, ya que las necesidades imperiosas y urgentes de nuestro día a día hacen totalmente necesario acceder a los programas mencionados anteriormente. Pero siempre hay soluciones, puedes sacar tu vieja calculadora y hacer las cuentas a mano como en la facultad, o puedes buscar en libros de jurisprudencia. Porque siempre hay una manera diferente de hacer las cosas.

Aunque no siempre es así. Debido a una fuerte inversión de unos clientes, me nombraron asesor jurídico de un estudio que se iba a hacer en el desierto de Abu Dabi, uno de los lugares donde no hay conexión a Internet, ni señales móviles, y donde el pueblo más cercano es totalmente inaccesible a pie.

Siempre hay una solución

Dado que no teníamos ninguna conexión digital con el mundo exterior más allá de un lejano pueblo, tuvimos que montar un complejo sistema de radio para estar comunicados en todo momento. Esto me pareció una dificultad al principio de montar el proyecto, pero gracias a los expertos de Milwalkies, pudimos montar una estación de radio lo suficientemente potente para contactar en todo momento con el equipo de la ciudad.

Además, tuvimos que montar también una compleja red local de ordenadores, y un programa totalmente diseñado para la ocasión. Gracias a esta red podíamos codificar y descodificar los diferentes datos obtenidos durante las investigaciones. Y también podíamos estudiar normativas sobre los problemas medioambientales que pudiesen generar las aplicaciones industriales del proyecto.

En conclusión, parece mentira decirlo en pleno siglo XXI, pero hay vida después del Internet, al menos durante un corto periodo de tiempo. Y gracias a una pequeña estación de radio puedes comunicarte con otros puntos lejanos.

Deja una respuesta