Facturar sin ser autónomo

16 febrero, 2017
Facturar sin ser autónomo

Seguro que mucha gente se ha preguntado si cuando realizas pequeños trabajos tienes que declararlo. Me refiero a ese profesor que da clases particulares de inglés, ese aficionado a la música que pone música en un bar o a ese periodista que escribe un artículo para una revista. Son ingresos son de apenas 100 euros o menos al mes. Un dinero con el que no pueden vivir, pero claro, que hay que cotizar. Y sobre todo, te tienes que hacer autónomo para poder ingresar esa cantidad irrisoria.

Hay muchos emprendedores que acaban de lanzarse a crear su negocio y apenas facturan, es decir, de personas que no ganan suficiente como para vivir de ese trabajo. ¿Qué pasa con ellos?

En 2017, la cuota de autónomo a la Seguridad Social cuesta, como mínimo, 267,04 euros al mes. Una cantidad que se mantiene intacta independientemente del nivel de ingresos que se obtengan. No es justo que un albañil que genera ingresos por más de 2.000 euros al mes tenga que pagar lo mismo que un pobre periodista que ingrese menos de 600 euros. ¿No crees?

La Seguridad Social, que ya se sabe que es dura, obliga a estar dado de alta para facturar cualquier trabajo. Dicho esto, hay determinados supuestos en los que es posible hacerlo sin ser autónomo debido a la existencia de un vacío legal, aunque hay que tener en cuenta que conlleva sus riesgos. Por eso lo mejor es que si quieres hacer alguna de estas gestiones consultes con profesionales. En mi caso yo me hice con el programa Gestor Plus, que funciona como una asesoría online para autónomos, un programa de Contabilidad y Facturación para que puedas hacerte su propia contabilidad.

Dice la ley que las personas que realicen una actividad económica a título lucrativo de forma habitual, personal y directa, sin tener un contrato de trabajo, deben darse de alta en el RETA. Pero ¿qué se considera habitual? Por ilógico que resulte, para la Seguridad Social parece ser que no hay diferencia entre alguien que da clases particulares los fines de semana y alguien que dedica 40 horas semanales a su negocio.

Vacío legal

La ley no se pone de acuerdo. Incluso los jueces han dado la razón a los trabajadores que han recurrido. Concretamente, cuando estos han podido demostrar que sus ingresos eran inferiores al salario mínimo interprofesional (9080,40 euros anuales). Pero claro, es complicado porque unos meses tendrás más y otros menos. Parece que se puede facturar sin ser autónomo cuando no se alcanzan esos ingresos mínimos (no lo confundamos con beneficios) es legal. Pero, como te digo, lo que hay es un vacío por parte de la Administración y la Inspección de Trabajo. Vamos que lo que tienes que hacer es rezar para que te toque un inspector que tenga un buen día.

Si trabajamos en casa, por ejemplo dando clases particulares, es más complicado que “nos pillen”, pero no imposible. Por eso, aconsejamos pensarse muy bien ser autónomo, aunque los ingresos sean bajos. Aunque soy consciente de que a veces es tan poco el dinero, que es imposible. Lo que sí os recomiendo es si quieres  ser autónomo, antes de nada hay que analizar las ayudas a las que podemos acogernos, aunque cada vez son menos, pero las hay.

Hay otras opciones como facturar solo algunos meses o pedir a una cooperativa que lo haga por ti, pero eso es más complicado y me gustaría analizarlo otro día con más tiempo.

Deja una respuesta