Asesoramiento legal para empresas

12 marzo, 2014

A lo largo de la vida de una empresa y durante sus cambios de ciclo de actividad, el asesoramiento legal profesional es imprescindible para conseguir que todos los aspectos legales de cada actividad en la que actúa una empresa estén realizados de acuerdo con las leyes establecidas. Lo más común, es acudir a un despacho de abogados o un bufete que aglutine varios profesionales dominadores de varias áreas legales. Además, es muy importante también conocer las peculiaridades legales de cada zona en la que se realiza alguna actividad, por ello pueden existir diferencias en Sevilla, Bilbao o Madrid sobre una materia o puede haber alguna peculiaridad que exija algún trámite extra o algún tipo de situación parecida que pueda llegar a comprometer legalmente la situación de la empresa, como puede suceder en el caso del alquiler de naves industriales.

Algunos de las áreas principales en los que trabajan estos despachos son:

Área fiscal y tributaria

En el caso de empresas familiares, habrá que organizar y establecer una sucesión del patrimonio.

Un despacho de abogados fiscales ofrece una inestimable ayuda en los procedimientos necesarios que habrá que realizar en el caso de una inspección de Hacienda.

Si se encuentra a la vista una reestructuración empresarial, es decir, una fusión con otra empresa o una adquisición, habrá de contratarse a un equipo de profesionales que gestione todos los aspectos legales derivados de estas acciones.

Es muy importante también estar al día de todos los procedimientos administrativos tributarios que se pueden presentar ante la Administración del Estado en caso de necesidad, como son los recursos administrativos, recursos ante los juzgados de lo contencioso administrativo o reclamaciones administrativas.

Área laboral

A no ser que sea una empresa muy pequeña, como una micro pyme o una pyme, es muy probable que se necesite contratar los servicios de algún profesional para cubrir las necesidades inherentes a algún tipo de trabajo. Son muy importantes:

– el asesoramiento laboral en lo que respecta a la contratación y también a las relaciones laborales entre empleadores y empleados. Los convenios, negociaciones, acciones sindicales y, en general, las acciones del colectivo laboral.

– controlar las especialidades contractuales. Este es el caso de la contratación de directivos.

– contar con un asesoramiento y una defensa adecuados en los procedimientos laborales ante todas las instancias.

Área financiera y bancaria

En lo que respecta a este apartado hay que tener muy en cuenta los aspectos regulatorios establecidos al respecto, las condiciones de los productos bancarios que se puedan contratar, la financiación adecuada de proyectos o la financiación corporativa o incluso las adquisiciones.

Área de propiedad industrial e intelectual

Es muy importante para la buena marcha de la compañía establecer los parámetros legales relacionados con estos aspectos de acuerdo con la ley. Se puede dar el caso de  tener que inscribir una o varias marcas, nombres comerciales para algún producto o una empresa, inscripción de patentes o estudios previos relacionados con estas, derechos de autor, protección de bases de datos, negociación con entidades que gestionan derechos, contratos de obras audiovisuales o contratos publicitarios.

Deja una respuesta