Reboca, una empresa de múltiples aplicaciones

29 septiembre, 2016
Reboca, una empresa de múltiples aplicaciones

Reboca se fundó en 1981, una empresa que tenía como principal actividad la recuperación y reciclado en cuanto a los materiales plásticos. Pasados unos años la empresa comenzó a diversificar la gama de productos, entrando en el mercado de la tubería y accesorios de riego por goteo. Esto no fue obstáculo para que se fuera ampliando la oferta de accesorios, llegando a la fabricación de tuberías para poder conducir el agua a presión.

Un crecimiento continuo

Esto fue determinante y supuso un gran crecimiento para la empresa, abandonando la recuperación y reciclaje de materiales, centrando sus esfuerzos a la hora de fabricar las tuberías.  En 1992 incorporaron al catálogo la gama de grupos Repolen para conducir agua a presión fría y caliente.

En 1994 se añadió también una línea de tuberías y accesorios en polietileno para poder conducir el agua a presión unidos por polifusión, logrando contar con una gama entera de productos que además son fáciles de instalar y que cuentan con idéntica técnica.

A partir de ese momento, Reboca S.L. trabaja en la fabricación de tuberías de polietileno para riesgo y presión, así como para agua a presión fría, caliente y los accesorios necesarios. En enero del 2001 obtuvo el registro de empresa UNE-EN ISO 9002: 1994 por AENOR. A finales de marzo obtuvo la concesión de marca N de AENOR para fabricar tubos de polietileno PE-100.

En junio de 2002 la marca AENOR para fabricar tubos polietileno de baja densidad para agua a base a presión. En julio de 2003 la marca AENOR para fabricar cuadros de contadores, tanto colectores como baterías.

Tuve la oportunidad de probar los servicios de esta empresa y quedamos muy contentos en las labores de riego, ya que al final, cuando llevas mucho tiempo en el mundo de la agricultura y lidiando con tantos riegos sabes cuando los productos son verdaderamente de calidad o te estás vendiendo lo que se suele decir “morralla”.

Además, el que cumplan todas las normativas y controles de calidad establecidos por la legislación española y europea es una gran tranquilidad, para que mentir. Actualmente estoy comprándoles productos y no solo no descarto el comprarles más, también suelo aconsejarles a otros compañeros de faena que confíen en una marca española de esas que de verdad notas que aman su trabajo y que no lo hacen por mero postureo.

Si en otro tipo de sectores se trabaja con esta determinación, seguro que veríamos como los clientes tendrían que ir menos a las asociaciones de consumidores por quedar poco satisfechos. Muchas veces dicen que cual es el secreto de que un negocio de verdad funcione bien y yo diría que es hacer las cosas bien.

Si uno realiza adecuadamente su labor, al final el cliente aprecia eso y te deposita su confianza. Esta es una máxima que podemos comprobar y que, salvando algunos casos, siempre se cumple. Además, pensándolo bien rara es la empresa que no tiene buena calidad que llega lejos.

Pongamos de ejemplo los móviles, ¿cuál es la razón de que Apple sea tan valorada? La calidad, la misma que por ejemplo tenía Nokia junto a un rendimiento adecuado y ¿cuándo dejó Nokia de vender tanto y comenzó su declive? Pues cuando la calidad comenzó a decaer y no siguieron ofreciendo lo mejor en tecnología, en resumen, cuando se duerme la empresa en los laureles.

Esa es la clave y en el caso de Reboca se ve que de dormirse en los laureles nada de nada, siempre con productos de gran calidad que duran lo que tienen que durar. Lo que el consumidor quiere es eso, fiabilidad y unos precios acordes a esa calidad, que si el material es bueno lo pagarán gustosos. Pagar poco y después tener que andar cambiando cada dos por tres es algo que cuando te ocurre se te quitan las ganas de comprar barato.

Espero que después del rollo que os he contado tengáis claro que cuando compréis pensad que pagáis por un producto que tiene que responder a vuestras necesidades, por eso insisto en que no os dejéis engatusar y vayáis realmente a por lo que merece la pena, productos duraderos y que sean de empresas por las que bien, hablándolo con tu círculo o por internet hablen bien.  Así seguro que acertar será más fácil.

Deja una respuesta