Cómo actuar en caso de que un ladrón entre a tu casa o negocio y tu estés en él

6 octubre, 2021
Cómo actuar en caso de que un ladrón entre a tu casa o negocio y tu estés en él

El allanamiento de morada es un delito del Código Penal recogido en su artículo 202.2 si es violento o intimidatorio y 202.1 si no lo es. Es, además, un delito menos grave (artículos 13.2 y  33.3) ya que las penas de prisión previstas para el mismo son de uno a cuatro años, en el primer caso, y de seis meses a dos años, en el segundo. De hecho, es, finalmente, un delito permanente, consumado en el momento en que se produce la intromisión ilícita pero cuya situación antijurídica se prolonga en el tiempo, lo que es determinante a la hora de decidir hasta cuándo cabe la participación de terceros en el hecho, hasta cuándo es posible la defensa por actualidad de la agresión y cuándo comienza a correr el cómputo de la prescripción del delito.

Lo que dice la ley en caso de allanamiento de morada

En primer lugar,morada se refiere a la primera o segunda vivienda de una persona. Morada no es la vivienda abandonada, desocupada, no vendida, no terminada de construir, etc; sino que es todo aquel lugar separado del mundo exterior en que se desarrolla la vida privada. Es el lugar donde el sujeto está protegido en su intimidad. Da igual si la abandona para ir a tomar un café, para pasar el fin de semana en una casa rural, para irse a un lugar cálido a tomar el sol durante seis meses o para estar de sabático durante un año. Y da igual si vive en ella los meses de invierno o los de verano o los días laborales o los festivos. Esto no cambia la definición del concepto.

Incluso, en caso del morador no está presente, al volver a la vivienda y comprobar que está o fue ocupada, puede acudir a la policía, entre otras medidas, y denunciar el caso. Y la policía, con la percepción sensorial no primariamente directa, pero sí a través de lo que le comunica la persona denunciante, cuya veracidad puede rápidamente comprobarse a través de un padrón municipal, una comprobación registral telemática o presencial, la propia credibilidad de la denuncia o la credibilidad de la información que puedan aportar terceras partes, tiene “obligación de detener”, facilitando con ello la entrada en la vivienda de su legítimo morador. Porque el delito se está cometiendo. Es flagrante. Se sigue vulnerando tras la entrada ilegal la intimidad del morador accediendo a lo que es su vida personal.

De hecho, la policía ni si quiera debe detener a esperar un auto judicial. Se retrase seis horas, tres días o una semana. En absoluto. El allanador no tiene derecho a la inviolabilidad de “su nuevo domicilio” porque éste no es tal.

La detención de una persona la permite la Ley de Enjuiciamiento Criminal en el artículo 490.1º  a cualquier persona cuando el delincuente lo es “in fraganti”. Y es obligatoria para el agente de policía en tal caso (artículo 490.1º), siempre que no se trate de una falta, hoy delito leve (art. 495), cuando el reo tiene domicilio conocido o da fianza bastante.

Es más. Si el morador legítimo irrumpiera en su vivienda el delito que cometería no sería el de allanamiento de morada, sino en su caso(de concurrir violencia, intimidación o fuerza en las cosas, conforme exige el artículo 455) el delito de realización arbitraria del propio derecho, delito leve, que, además, “podría”  perfectamente considerarse justificado por existencia de legítima defensa o estado de necesidad. Legítima defensa, porque tenemos una agresión ilegítima (entrada indebida en morada) que es delictiva y está lesionando (no ha lesionado, no; está lesionando) la intimidad. Veremos si completa o incompleta en función de la racionalidad del medio utilizado para defenderse. Estado de necesidad, porque, según los casos, se estará actuando para evitar un mal.

¿Qué debo hacer si han entrado a robar en mi casa?

Por supuesto, ya queda claro que el allanamiento de morada, ya sea para fines de robo u otros motivos delictivos, debe ser inmediatamente condenada por la Ley y requiere de la actuación inmediata de las fuerzas policiales. También queda claro que la entrada del morador legal en búsqueda de la defensa de su propiedad es totalmente aceptada. Pero, realmente, ¿qué es lo más recomendable de hacer en estos casos? Hemos consultado con el equipo especialista en sistemas de vigilancia y protección de F. G. L Sistemas de Control y nos han dado algunos consejos para poner en práctica si algún día nos encontramos en esta incómoda situación.

  • En caso de no estar presente en el lugar al momento del robo

En este caso es más simple. Lo primero que hay que hacer si unos delincuentes han allanado tu vivienda o negocio para robarte es informar a la policía y presentar la correspondiente denuncia. No debes tocar ni cambiar ningún elemento de la escena del delito hasta que llegue la policía, porque corres el riesgo de alterar e incluso inutilizar posibles pistas o pruebas, por ejemplo, podrías borrar las huellas dactilares.

A continuación, debes ponerte de inmediato en contacto con tu compañía aseguradora para notificar el robo. Seguidamente, debes facilitarle a la aseguradora la lista de bienes y objetos de valor lo antes posible.

En cuanto a los bienes y objetos que hayan resultado dañados, lo mejor es que los guardes hasta aclararlo todo con la compañía aseguradora.

Y finalmente, para determinar el importe real de los daños o las pérdidas, la compañía aseguradora solicitará los servicios de un perito, encargado de evaluar los objetos y bienes dañados, para llegar a una resolución en base a la opinión del experto.

  • En caso de estar presente en el lugar del allanamiento

Estar presente en el lugar en donde está ocurriendo un allanamiento con objeto de robo se vuelve algo más delicado ya que pone en riesgo nuestro bienestar. En estos casos, a parte de hacer lo posible por mantener la calma, hay que proceder de la siguiente manera:

  • Escapa de tu casa de ser posible.Por lo general, lo mejor es abandonar la casa si es que hay un intruso dentro. Así que dirígete a la puerta o ventana más cercanas y huye para ponerte a salvo, e inmediato,  llama a la policía para pedir ayuda. De hecho, en caso de que lo tengas, es buena idea correr a casa de algún vecino cercano para ponerte a salvo.
  • Escóndete dentro de la habitación o armario más cercanos que puedan cerrarse con cerrojo. De no tener como salir del lugar, mira a tu alrededor y elige el escondite más seguro. De ser posible, trasládate a una habitación o armario que puedan cerrarse con cerrojo. Asimismo, puedes buscar otro tipo de escondites como debajo de la cama o dentro de un aparador.
  • Bloquea la puerta con barricadas para impedirle la entrada al ladrón.Si te es posible, empuja muebles pesados frente a la puerta de la habitación en la que te encuentras para mantenerla cerrada. Como otra alternativa, puedes inclinar una silla debajo del picaporte para que sea difícil empujar la puerta para abrirla; y en caso de que la puerta se abra hacia afuera, envuelve un cinturón alrededor del picaporte y de la pata de un mueble pesado, como un  tocador frente a la puerta de tu dormitorio y luego sentarte frente a él.
  • Guarda el mayor silencio posible de forma que no te encuentre. Después de esconderte, debes tratar de no hacer ningún ruido. Evita hablar, moverte de un lado a otro o juguetear con algo. También debes cuidar que tu teléfono esté en vibrador o en modo silencio, para que non haga ruido al recibir un mensaje o llamada y alerte al intruso de tu presencia.
  • Llama a la policía. Una vez que hayas encontrado un escondite seguro, llama a la policía para pedir ayuda usando tu celular. Dale tu nombre y tu dirección al despachador y dile que hay un ladrón. Luego, explícale que estás escondido y que debes guardar silencio. Finalmente, mantente en la línea hasta que te diga que es seguro colgar. Asimismo, te repetimos que es importante que mantengas bajo el volumen de tu teléfono al llamar para pedir ayuda. De este modo, minimizas la posibilidad de que se te escuche.
  • Enfréntate al intruso únicamente si no tienes la opción de esconderte. Lo más seguro siempre es que evites el contacto con un intruso en lugar de enfrentarte a él. No conoces cuáles son sus motivos para entrar en tu casa y es posible que entre en pánico y te lastime en caso de que se dé cuenta de que estás ahí. Pero, en caso que no tengas otra opción, lo que debes hacer es gritar: «Acabo de llamar a la policía» para ahuyentarlo. Grítalo varias veces de forma que sepas que te haya escuchado. De este modo, quizás asustes al ladrón y logres hacer que se vaya de manera voluntaria mientras llegan las fuerzas policiales a tu rescate.

 

Deja una respuesta