Un proveedor de confianza para la hostelería, imprescindible para contentar a la clientela

4 junio, 2020
Un proveedor de confianza para la hostelería, imprescindible para contentar a la clientela

El nuestro es un país de bares. No importa de dónde seamos, dónde vivamos y dónde solamos pasar las vacaciones. Cualquiera que sea nuestra ubicación actual nos permite estar cerca de un bar. Los españoles hemos confiado en este modelo de negocio para hacer más divertidos nuestros momentos de ocio o para hacer un descanso durante nuestra dura jornada laboral. Y la verdad es que este tipo de empresas cumple a la perfección con ese cometido. Ahora que parece que nos van a quitar los bares hasta Navidad a causa del coronavirus, sabemos que los meses que están por venir serán realmente duros.

Un bar es un terreno ideal para prácticamente todo tipo de personas. Es ideal para todos esos mayores que, una vez jubilados, necesitan un lugar de reunión para seguir socializándose con el resto de su generación. Es ideal, a su vez, para la gente de media edad que trabaja duro y que necesita un descanso durante el fin de semana. Y también es ideal para todos esos jóvenes que, habiendo superado la mayoría de edad, buscan un poco de diversión. Por cierto, huelga decir que para los niños también puede ser un lugar acogedor, pero en este caso resulta evidente que han de acudir acompañados por sus padres o tutores.

Una noticia que fue publicada en la página web de La Sexta informaba de que España es el líder mundial absoluto en cuanto a número de bares y restaurantes en todo el mundo. En total, hay 277.539 establecimientos de este tipo repartidos por todo nuestro territorio. Esto hace que haya un bar por cada 175 habitantes en nuestro país, una cifra que, desde luego y cuanto menos, es sorprendente y capta la atención de incluso los propios habitantes de este país.

Todo lo que venimos comentando se traduce, como es lógico, en un buen número de empleados en lo que respecta a la hostelería. En concreto, y según una noticia publicada en el portal web especializado Hosteltur, este sector empleó a un total de 1’6 millones de personas durante el año 2016. Se trata de una de las ramas de actividad más importantes que existen en nuestro país, lo que deja claro que hay que tratar de cuidar de ella de la mejor manera posible. Porque, si además de bares, nuestro país se quedara sin ese volumen de empleos, nuestra economía dejaría de ser competitiva.

Teniendo en cuenta la tremenda cantidad de bares que existe en nuestro país, resulta evidente que es imprescindible para ellos obtener un valor diferencial con respecto a su competencia. Y es ahí donde reside el valor de disponer de los servicios y productos de un proveedor de calidad. Los profesionales de Cool Bakery, una entidad especialista en productos de panadería y bollería entre otros muchos más, nos han comentado que son muchos los negocios de hostelería que comenzaron a confiar en ellos antes de la crisis provocada por el coronavirus y que los productos artesanos relacionados con panadería y bollería les han permitido trabajar como proveedor habitual de cada día más bares y restaurantes.

En la alimentación, prima cada vez más la calidad

Hay una noción que es clara y evidente en los momentos en los que nos encontramos: la alimentación es clave a la hora de cuidar de nosotros mismos y de los nuestros. Y, por eso, cada vez escatimamos menos en lo que tiene que ver con ella. No es para menos. Desde luego, son muchas las familias que apuestan por los mejores productos incluso cuando comen o desayunan en algún restaurante y no lo hacen en casa. Y los productos artesanos de bollería son, desde luego, una referencia en este sentido.

Todos los expertos en salud han comentado la importancia que tiene la alimentación en lo que tiene que ver con la salud y el bienestar de las personas, especialmente la de todas aquellas que se encuentran en desarrollo y crecimiento. Teniendo esto en cuenta, no han sido pocas las personas que han decidido apostar por una alimentación de calidad y han dejado atrás todas esas comidas y productos que no terminan de ser sanos para el correcto desarrollo de nuestros menores. Esta, desde luego, ha sido una decisión más que positiva para todos.

Nos congratula que la gente esté cuidando de su alimentación más que nunca. Era una necesidad básica teniendo en cuenta la cantidad de comida de dudosa reputación que hay todavía en nuestra sociedad. Los bares y restaurantes saben de primera mano que las familias desean, ahora mismo, productos de calidad, por lo que tienen que mover cielo y tierra para tratar de proporcionársela. La mejor manera de hacerlo es apostar por un proveedor que sea de su total confianza. Con eso, tienen mucho terreno ganado.

 

 

 

Deja una respuesta