Tarjetas RFID, lo último en transferencia de datos

4 septiembre, 2017
Tarjetas RFID, lo último en transferencia de datos

RFID es un sistema de identificación por radiofrecuencia dirigido al almacenamiento y recuperación de datos que se sirve de unas tarjetas o etiquetas con la finalidad de identificar un objeto determinado, lo que vendría a ser una especie de número de serie único e irrepetible. Estas tarjetas, que recuerdan a una pegatina pueden ser utilizadas tanto con cosas, como con personas y animales y a través de unas antenas que llevan incorporadas, permiten la recepción de ordenas por radiofrecuencia, sin necesidad de visión directa entre el emisor y el receptor, a diferencia del tradicional sistema de identificación por código de barras. Además, el código de barras casi no permite almacenar datos ni pueden ser reprogramados, como las tarjetas RFID.

Este novedoso sistema de identificación tiene multitud de ventajas, y al no necesitar la visión directa, el objeto en cuestión puede ser identificado sin necesidad de sacarlo de la bolsa o empaque.

A día de hoy, esta tecnología cuenta con importantes aplicaciones en diferentes campos. Las de baja frecuencia, por ejemplo, se suelen emplear para el seguimiento de mercancía, como chips para localizar mascotas en caso de pérdida o a modo de llave de coche. También se emplean en algunas autopistas para la recaudación con peaje electrónico lo que favorece la fluidez del tráfico en la zona y evita los atascos.

En España, la empresa Rielec, Automatización Industrial, ofrece soluciones RFID usando siempre materiales de primera calidad para asegurar un resultado óptimo y una mayor durabilidad. Aquí cuentan con personal especializado y con una amplia experiencia. Para el buen funcionamiento de las instalaciones su equipo de técnicos presta dos tipos de mantenimiento, el correctivo y el preventivo. El mantenimiento preventivo comprende una comprobación y/o sustitución de los puntos más críticos antes de que se puedan dañar, haciendo que la máquina, equipo o línea de producción continúe funcionando de la forma más óptima posible. Se trata de prever averías mediante revisiones y diagnósticos estableciendo un plan de actuación en función de las horas trabajadas.

Conoce sus grandes ventajas

  1. Permite combinar diferentes tecnologías la RFID e Internet.
  2. Ofrece identificación y localización de artículos en la cadena de suministro de cualquier empresa, independientemente de su naturaleza y en cualquier lugar del mundo.
  3. Permite leer la información mucho más rápido, sin necesidad de visión directa, a la vez que más exacta.
  4. Agiliza el inventario y minimiza el riesgo de roturas de productos. Así mismo, advierte de la necesidad de reposición, del error en la posición de algún artículo, o de la necesidad de retirada de algún producto.
  5. Minimiza la posibilidad de pérdidas o extravíos, y en su caso, permite su recuperación.
  6. Permite la localización de artículos robados y evita los robos en los establecimientos donde hayan instalado esta tecnología en videos o sistemas de localización
  7. Mejora el uso de los productos y facilita su seguimiento colocando estas tarjetas en empaquetamientos, embalajes, carretillas…
  8. Frustra las tentativas de falsificación, lo que en algunos sectores, como la administración o la industria farmacéutica es fundamental

Deja una respuesta