J. Valls, proveedores de sillas, taburetes y mesas de madera

24 julio, 2017
J. Valls, proveedores de sillas, taburetes y mesas de madera

Si tienes previsto abrir un bar o un restaurante, vas a tener que invertir en unas buenas sillas y mesas para que tus clientes estén contentos y se sientan cómodos en tu local. Y de ello queremos hablarte hoy, de dónde comprar todo este tipo de mobiliario para tu establecimiento: sillas, taburetes y mesas, todo ello de madera de calidad. La mejor empresa en la actualidad que tenemos en España especializada en este tipo de mobiliario es J. Valls, una compañía de Albacete con mucho más de tres cuartos de siglo de dedicación a este negocio.

J. Valls es una fábrica de sillas de madera, taburetes y mesas que lleva desde nada más y nada menos que el año 1942 ofreciendo sus productos a toda España. Diseña, fabrica y vende mobiliario tanto al sector de la hostelería como a hogares y colectividades. Entre su amplio catálogo de productos, su clientes pueden dar con una gran variedad de sillas de madera, mesas y taburetes con más de 200 modelos en stock. De estilo clásico, moderno, vanguardista, rústico…, hay para todos los gustos. Y como fabricante de sillas de madera que son, pueden diseñar y confeccionar exactamente lo que el cliente esté buscando porque pueden realizar cualquier modelo a medida según su demanda.

En su página web en internet es posible ver parte de su gran catálogo para hacerse una idea de cómo sus piezas y lo bien que están hechos los remates de la mismas, que es donde verdaderamente se nota el buen saber hacer de los profesionales. Todos sus muebles se caracterizan por el diseño y su resistencia, garantizando la durabilidad de sus productos fabricados en madera de primera calidad. Algo que es muy importante para un local de hostelería, donde todos los muebles reciben un trote especial y no se cuidan como en una casa particular.

Apostad por la madera frente a los sofás

Después de que en la tan archiconocida serie ‘Friends’ saliese el mítico bar Central Perk donde los protagonistas se sentaban a charlas de sus vidas sentados en un sofá, muchos de los establecimientos de nuestro país quisieron copiar la idea con este tipo de muebles para hacer sus locales más acogedores e invitar a los clientes a sentirse a gusto o como en el salón de su casa.

Sin embargo, desde aquí queremos recomendaros que descartéis esta opción y apostéis por las sillas, las mesas y los taburetes de madera. Hay que darse cuenta de que los sofás ocupan muchísimo espacio, lo que reduce el número de clientes que pueden entrar a tomarse un café o a cenar. Si los tresillos os parecen grandes, pensad incluso en comparación lo que suponen tres butacas de estilo chester, por ejemplo. Asimismo, para esos bares en los que se sirve algún pincho o una tapa, no resultan nunca nada cómodos, ya que se hacen muy bajitos frente a las mesas.

Por otro lado, la mayor parte de los empresarios que optaron por este tipo de mobiliario se gastaron muchísimo dinero y tuvieron que cambiar de idea muy poco tiempo después, ya que son piezas que se ensucian con facilidad y la gente no tiene el mismo cuidado en un bar que si está en casa. Asimismo, hace unos años, cuando todavía estaba permitido fumar en los bares, la mayor parte de las tapicerías de estos sofás acabaron hechas una pena con quemaduras de cigarro. En lugar de ser unos lugares apetecibles donde sentarse eran en realidad un poco sucios y echaban para atrás.

Deja una respuesta