Las bolsas de plástico, un elemento útil en peligro

26 enero, 2018
Las bolsas de plástico, un elemento útil en peligro

Desde hace muchos años las bolsas de plástico nos han acompañado y nos acompañan en nuestro día a día y es que nadie nos puede negar que son cómodas y que su uso se ha popularizado a lo largo y ancho de todo el planeta pero en los últimos años y con el cambio de mentalidad hacia un mundo más verde y ecológico, este tipo de productos han ido cayendo en ventas año a año, por lo que los fabricantes a los que atesoran años de experiencia y buen hacer como Plásticos Genil han sabido tirar de ingenio y reinventarse creando nuevas bolsas de materiales como el polietileno en sus diversas variantes, el polipropileno y el polímero de plástico, que sumadas a la gran calidad y minuciosidad del proceso de elaboración, les garantizan un futuro más que prometedor como proveedores de los diferentes comercios que entregan sus productos en bolsas.

Tal y como os hemos avanzado en el título, en parte, las bolsas de plástico están en peligro puesto que España, como miembro de la Unión Europea, debe adoptar la directiva 2015/720 relativa a este tipo de bolsas y, aunque con un año de retraso desde el momento en que debiera haberlo hecho, desde este mismo mes de enero de 2018 y con un margen de maniobra de dos meses, o lo que es lo mismo, hasta el uno de marzo, todos los comerciantes y establecimientos con centro de trabajo en nuestro país, incluidas las farmacias, deberán establecer un pago de entre tres y treinta céntimos de euro por cada una de las bolsas que entreguen a sus clientes. De esta forma se intentará que esta medida contribuya a buscar un futuro más sostenible apostando por las bolsas reutilizables y las compostables, las cuales se elaboran con almidones de diferente procedencia como papa o cereales.

Las bolsas de plástico nos acompañan en nuestro día a día tal y como os venimos diciendo desde el principio del post, por eso, a continuación, os mostraremos algunas de las que utilizamos más habitualmente.

  • Bolsas para artículos variados: son las que nos encontramos diariamente cuando vamos al supermercado o a la farmacia y es que estas están destinadas para garantizar la integridad de los productos que albergan durante su transporte. Los usos más comunes que le damos a este producto son en comercios como supermercados o farmacias.
  • Bolsas cangureras destinadas a mensajería y revistas: cuentan con una perforación y un sello longitudinal además de llevar una cinta permanente que se puede resellar.
  • Bolsas para congelación: son las que utilizamos para los productos que requieren refrigeración como el hielo, alimentos congelados, quesos, verduras…
  • Bolsas negras: están elaboradas para ofrecernos la mayor resistencia posible con el fin de evitar que el contenido que en ellas se alberga se derrame o esparza. Habitualmente las encontramos en hoteles, hospitales, para guardar camisetas y como bolsas de basura.
  • Bolsas para residuos peligrosos: este tipo de bolsas se elaboran con un cuidado especial y es que de ellas va a depender la seguridad de quienes las manipulen y los que le rodeen puesto que estas se usan frecuentemente como recipientes de productos químicos, residuos hospitalarios o basura, elementos que en menor o mayor magnitud pueden dañar al ser humano.
  • Bolsas de uso general con o sin impresión: normalmente nos topamos con este tipo de bolsas en alimentación puesto que preservan su contenido para que no se infecte desde el exterior por lo que las solemos encontrar cuando compramos quesos, tostadas o tortillas, entre otros muchos productos de nuestro consumo diario.

Las bolsas de plástico como imagen de marca

Habitualmente nos encontramos las bolsas de plástico en sus colores base, pero esto no siempre es así puesto que por unos pocos céntimos más la unidad, tenemos la opción de escogerlas con una impresión que nosotros previamente hayamos decidido y que, de forma general, suele ser o el logo o el eslogan de nuestra compañía, aunque siempre podemos dar rienda suelta a nuestra imaginación y crear unas bolsas únicas que se lleguen a convertir en imagen de nuestra marca y así conseguir marcar tendencia como recientemente ha ocurrido con las bolsas de una conocida firma a nivel global. Las bolsas son un elemento que a pesar de que las asociemos a la comodidad del transporte y no le otorguemos una importancia mayor, si sabemos cómo, haciendo un buen diseño que intente llegar a nuestros clientes potenciales, puede ser mucho más que un mero transporte, por lo que os invitamos a crear un nuevo concepto de bolsa que, asociada a la filosofía de vuestra empresa, se convierta en un objeto de culto digno de ser conservado.

Deja un comentario