Modelos para desarrollar empresas de primer nivel

29 noviembre, 2017
Modelos para desarrollar empresas de primer nivel

La historia de los negocios está repleta de historias espectaculares, que en algunos casos parecen más propias de la ciencia ficción que de realidades propiamente dichas. Un artículo de la página web Fress recordaba la historia de 9 multinacionales que comenzaron su trabajo de una manera muy precaria, en un garaje. A continuación las repasamos.

  • El primero de los casos es Amazon, que comenzó su actividad en 1994. El punto en el que se desarrollaba su trabajo no era otro que el garaje del propio jefe, Jeff Bezos.
  • La segunda es la archiconocida historia de Apple. La empresa fue fundada en los años 70 en el garaje del padre de Steve Jobs. Éste, junto con Steve Wozniak, fabricó 30 ordenadores a mano.
  • Disney es otro de los grandes ejemplos en la materia. En 1923, Walt y Roy Disney se trasladaron a vivir con su tío y convirtieron la cochera de éste en su primer estudio.
  • Page y Brin también fundaron Google en un garaje. En su caso, ni siquiera pertenecía a un familiar, sino que era propiedad de una amiga suya. Una historia todavía más increíble.
  • Harley Davidson fue quizá la primera de todas las empresas de las que estamos hablando que comenzó en una cochera. En 1901, ambos fundadores utilizaron una estancia como tal para darle forma a su primera motocicleta.
  • La historia de varios de los grandes grupos musicales de todos los tiempos también comenzó en un garaje. Es el caso de The Beatles y The Ramones, clásicos de las décadas de los 60 y los 70.
  • Lotus Cars vio la luz en 1984 también en un garaje. En ese momento, su fundador ya estaba construyendo el que iba a ser el primer coche de carreras Lotus.
  • Bill Gates y Paul Allen dieron vida a Microsoft, una de las entidades más exitosas de todos los tiempos y una referencia en lo que a tecnología e informática se refiere, en otro garaje.
  • Y, para terminar con el recuento, Nike. Esta empresa, cada día más y más grande, no comenzó su actividad en un garaje. Lo hizo en un lugar todavía más increíble: ¡el maletero de un coche!

Las historias son abundantes y bonitas. Pero es evidente que las entidades que las protagonizan han necesitado un lugar mucho más preparado para desarrollar su actividad de un modo todavía más profesional. Es por eso por lo que los responsables de muchas de ellas se encomiendan a entidades de sobra preparadas para conseguirles una localización inmejorable.

The Underground Coworking & Business Center es una de ellas. Gracias a una entidad como esta es possible tener acceso al alquiler de despachos y oficinas amplios y de una calidad más que aceptable en una ciudad como Madrid. Una empresa se define por el lugar en el que trabaja y con la ayuda de una entidad como tal podemos comenzar a trabajar en un entorno cómodo, moderno, amplio y estéticamente agradable.

Va mucho más allá

Es evidente que obtener un sitio idóneo para trabajar es fundamental para que la empresa comience a crecer. Todos los ejemplos que hemos mencionado en este artículo lo terminaron haciendo para crecer. Pero ese es sólo el primer paso para garantizar el crecimiento. Después, hay mucho más trabajo. Y todo ese trabajo se puede hacer también siguiendo los consejos de una entidad como The Underground Den.

Los profesionales de dicha empresa también ofrecen servicios relacionados con asesoramiento legal, ayuda en financiación, estrategia empresarial, imagen corporativa o gestión de ventas entre otras cosas. Servicios de primera necesidad para empresas que desean crecer a toda costa y que se conviertan en organizaciones tan rentables y tan mundialmente conocidas como las que se han comentado con anterioridad.

Está claro que conseguir unos objetivos tan ambiciosos no es sencillo. Pero también está claro que si no se apuesta por entidades colaboradoras que sepan lo que se traen entre manos, alcanzarlos será imposible. Es por ello por lo que confiar en ellas es, para todos los pequeños emprendedores, una cuestión de la máxima importancia.

 

Deja un comentario