Asesores financieros independientes

18 octubre, 2017
Asesores financieros independientes

Últimamente estamos oyendo hablar de asesores financieros en los medios de comunicación de manera muy negativa y queremos echarles un capote desde Empresas b2b porque realmente consideramos que la función y el trabajo que realizan son de vital importancia para muchas empresas, y no queremos que la reputación general de esta profesión se vea manchada por noticias como las que últimamente inundan telediarios y periódicos.

Noticias como que Marc Anthony ha sufrido un robo millonario por parte de sus asesores financieros aún crea más mala imagen  de ellos y la realidad es que un buen asesor financiero, para una empresa, puede ser un auténtico regalo.

Según la web “Nada es gratis” en Estados Unidos, el 75% de los inversores consulta a algún tipo de asesor financiero antes de realizar una inversión mientras que en España son las mesas de bancos y cajas de ahorros quienes realizan esta función con sus clientes. Debido a ello es fácil que lleguemos a pensar que no todos los consejos que nos ofrecen son objetivos y puede que estén utilizando su poder de asesoramiento para que nos embarquemos en ciertas acciones solo por el interés de dicho banco y que, en cierto modo, tienden a decirnos lo que queremos oír para asegurar una venta.

Pues bien, la verdad es que haremos bien en dudar de la mayoría de esos asesores pero también existen asesores financieros independientes que no responden ante nadie, solo ante sus clientes, y son esos asesores los que verdaderamente merecen la pena.

Cetefín, asesores financieros en Albacete, han hecho ganar miles de euros a sus clientes, y del mismo modo les han ayudado a que no los perdieran. Debemos tener en cuenta que este tipo de asesoría gana dinero sólo si su cliente también lo gana, porque en el momento en el que éste empiece a perder, la asesoría también perderá un cliente. Es la pescadilla que se muerde la cola, una especie de acción-reacción en la que no quieren caer, lo que nos asegura a nosotros, como inversores o empresarios, que van a dar el 100% de sí mismos para que nuestros ahorros crezcan.

Más ventajas que inconvenientes

Cinco días publicó un artículo no hace demasiado tiempo desgranando cuáles son los beneficios de contar con un asesor financiero independiente, y hay una frase al final de dicho artículo que dijo en su día Warren Buffet que define a la perfección lo que significa invertir a través de un asesor financiero: “El precio es lo que pagas, el valor, lo que obtienes”. Esto, lo que viene a significar es que el inversor o empresario pagará un coste dictaminado o pactado entre él y el asesor financiero en base a un estudio previo que, en teoría, debe ser objetivo e independiente, y será el valor de lo que obtenga con ese dinero lo que dictamine los beneficios que tanto el inversor como el asesor consigan.

Para los que aún estén pensándose el párrafo anterior les resumiré todo en un momento: solo el que es independiente y que no va a obtener beneficios secundarios tiene la suficiente objetividad como para asesorar libremente y de manera adecuada.

Con esto no estoy diciendo que todos los asesores de entidades bancarias hagan mal su trabajo porque seguramente lo harán de manera fabulosa, pero siempre con un interés añadido: que el banco gane dinero además del inversor.

Si tenemos esto en cuenta podemos elegir lo que más nos convenga y, si es un buen asesor, tanto si es independiente como si no lo es, nuestros ahorros crecerán, nuestra empresa obtendrá más beneficios y nuestros beneficios se verán incrementados gracias a su trabajo. Así que dejemos de demonizar  la figura del asesor financiero, porque no lo merecen.

Dicho esto he de añadir que los asesores financieros de las empresas catalanas que están cambiando su sede fuera de la autonomía son muy inteligentes pues, con eso, salvaguardan las acciones de dichas empresas y consiguen, al mismo tiempo, que suban al desvincularse del movimiento independentista catalán. Pero esto, obviamente, es solo una opinión. ¿Cuál es la vuestra?

Deja un comentario